¡Hola!


Si estas aquí es porque probablemente quieras saber quien esta detrás de SORILINA. ¡Pues me presento! Mi nombre es Verónica y SORILINA es la unión de mis dos apellidos.


Soy la fundadora de SORILINA, creé la empresa hace muy poquito y tengo que decir que aunque me gustaba la idea de “ser tu propio jefe” nunca pensé que acabaría llevándolo a cabo.


Todo empezó cuando acabé la carrera de Psicología. Me di cuenta que a pesar de que me gustaba lo que estudiaba, las salidas profesionales que ofrece no me interesaban a largo plazo. Al contrario que mucha gente, no quería encontrar un trabajo fijo, en mi ciudad y con horario de oficina. Sabía lo que no quería pero no tenía claro lo que sí quería. 


En 2018 tuve la oportunidad de presentarme a una entrevista para trabajar como azafata de vuelo en Dubái y me di cuenta que ese era el trabajo que necesitaba para aclarar mi mente y saber que quería hacer con mi futuro.


Tuve la suerte de ser una de las seleccionadas entre las 500 personas que se presentaron a la entrevista ese día y a los pocos meses me mudé a Dubái.


Sabía que el trabajo de azafata no lo haría por más de 3 o 5 años así que desde el primer momento fui ahorrando y estudiando cómo podría invertirlo en mi futuro.


Ahora bien, ¿Por qué decidí vender velas? Pues con la llegada del Covid, la aerolínea y muchos países no nos permitían salir de la habitación del hotel cuando estábamos fuera de Dubái. Era un ambiente muy deprimente, así que una de las cosas que hacía para sentirme “como en casa” era llevarme en la maleta una de mis velas favoritas.


¿Qué me llevó a dar el paso? Como la aviación se vio tan afectada por la pandemia, temía que en cualquier momento pudieran despedirme, por lo que investigué más que nunca cuál podría ser mi próximo trabajo.


Tras pensarlo muy bien, me di cuenta que ya no me valía la pena seguir con ese trabajo por lo que decidí dejarlo, volverme a España y empezar con mi nuevo proyecto, SORILINA.